Giraldilla

Un símbolo de La Habana

Book now
THE BEST PRICE
BLOG

La historia de amor detrás de un símbolo habanero

Desde lo alto del Castillo de la Real Fuerza, en el Casco Histórico de la Habana Vieja, se asoma sigilosa desde hace más de tres siglos, una estatua de bronce que representa una figura femenina inspirada en una historia de amor y lealtad. Doña Isabel (también conocida como Inés) de Bobadilla, quien protagonizara el idilio que se ha convertido en leyenda y que da vida a la estatua, fue inmortalizada en la escultura por el artista cubano Gerónimo Martín Pinzón en la 3ª década del siglo XVII.

Isabel era la esposa de Don Hernando de Soto, nombrado Capitán General de Cuba por Carlos I, Rey de España y Gobernador de la Isla entre 1537 y 1539.  En busca de nuevos territorios que conquistar para establecer el dominio colonial español, en 1539 viaja a Florida. Desde aquel entonces, Isabel sustituyo a su esposo en el cargo hasta 1544.

Cuenta la leyenda, que ante la incierta fecha del regreso de su amado, Isabel pasaba largas horas observando el horizonte desde lo alto de la torre de vigía de la fortificación, en aquel entonces casa del gobernador, con la esperanza del pronto regreso de su cónyuge. En medio de su travesía, De Soto falleció y nunca regresó, causando una gran tristeza a su esposa ante la conmoción de la lamentable noticia. Con un corazón destrozado ante la pérdida, se dice que Inés, murió de amor.

La gran pasión sirvió de inspiración para la creación de La Giraldilla, una estatua fundida en bronce y ubicada en la parte más alta del costado Noroeste del Castillo de La Real Fuerza entre 1630 y 1634.

Con forma de mujer aborigen, La Giraldilla, es una veleta que tiene un tronco de palmera en la mano derecha y en la mano izquierda la cruz de Calatrava en un asta de bandera. Mide 110 cm de altura, tiene un medallón con el nombre de la autora en el pecho y la falda levantada en el muslo derecho.

El paso eminente de numerosos huracanes, cedió ante la grandeza de la estatua. Sin embargo 20 de octubre de 1926, un fuerte ciclón arremetió con todas sus fuerzas arrancándola de su pedestal y lanzándola al suelo con significativos daños en su estructura.

Para mantenerla bajo custodia ante la amenaza de eventos de similar magnitud, en su lugar se colocó una réplica del escultor cubano Hipólito Nodarse. Hoy descansa en el Palacio de los Capitanes Generales, Museo de la Cuidad, donde puede ser visitada y admiradas por todos los interesados.

El reconocido Ron cubano Havana Club, tiene una imagen de La Giraldilla en su etiqueta, y también adorna los uniformes del club de béisbol Industriales, que representa a la capital y es uno de los más seguidos en la serie nacional.

Desde lo alto del castillo, la estatua sigue señalando la dirección de los vientos para las embarcaciones marítimas. Su existencia tiene un gran valor para los habitantes de la ciudad, constituyendo un ícono por excelencia de la misma, y ha acompañado a la urbe desde sus primeros años de vida.

 

 


Elisa Avalle
Marketing Manager

Share the best news
Andar La Habana por sus bulevares
Paraísos turísticos: las más bellas ciudades de Cuba

Ver más ideas de V Royal

Bordeada por una playa de arenas blancas y arrullada por el regazo del océano, cada una de nuestras villas rebosa del espíritu de la isla

OFERTAS ESPECIALES

¿Podemos
tentarlo?

Descubra nuestras ofertas y paquetes especiales, diseñadas solo para usted

No se han encontrado resultados.

OFERTAS ESPECIALES

¿Podemos
tentarlo?

Descubra nuestras ofertas y paquetes especiales, diseñadas solo para usted

No se han encontrado resultados.

Menú