El Caballero de París

Una leyenda de La Habana

Book now
THE BEST PRICE
BLOG

El Caballero de París, una leyenda de las calles habaneras

Aún retumban en las adoquinadas calles habaneras, los pasos del andar silencioso de un caballero. Un hombre gentil de mediana estatura, de pelo desaliñado y una barba larga y tupida. Vestía siempre de negro, con una capa de igual color, incluso en temporadas calurosas. Iba acompañado de un cartapacio de papeles y una bolsa donde guardaba sus pertenencias. José María López Lledín era su nombre, pero popularmente se conoce como ¨El Caballero de París¨.

Toda una leyenda del pueblo habanero, este personaje tan conocido y recordado, forma parte de la historia de la ciudad. Originario de Lugo, España, llego a La Habana tras cumplir los 12 años.  Como inmigrante desarrolló diversas actividades laborales para su sustento. Trabajó como encargado de una tienda de flores, como sastre en una tienda de libros y una oficina de abogados y como sirviente de restaurante de hoteles insignias de la cuidad como Inglaterra, Telégrafo, Sevilla y Saratoga.

Se dice que sufrió un desequilibrio mental tras estar en prisión luego de ser acusado por un crimen que no cometió. Aún se desconoce tal suceso. Al salir se convirtió en el ¨Caballero¨´, un personaje callejero popular entre los habitantes de la vieja Habana en la década del 50.

Cuentan que podía llegar a cualquier sitio en el instante menos esperado. Frecuentaba el Paseo del Prado, la Avenida del Puerto, un parque cercano a la ¨Plaza de Armas¨ y el Parque Central en cuyos bancos solía dormir, al igual que en la esquina de 23 y 12 en el Vedado.  Diariamente se paseaba por las calles y viajaba en autobús por toda la cuidad. Saludaba a todos e iba contando a voces su filosofía de vida o discutiendo de religión o política con quien se cruzara en el camino.

Solo aceptaba dinero de las personas conocidas, a las que daba a cambio un obsequio: tarjetas coloreadas por él, cabos de plumas o lápices entizados con hilos de colores, sacapuntas u otros objetos de su día a día. Así transcurría su vida, en medio del andar sin rumbo fijo y el intercambio con las personas, de las que se ganó un gran cariño.

A mediados de los años 70, ya no se le veía deambular por las calles con tanta frecuencia. Su estado físico era desroblare y deteriorado debido a las condiciones higiénicas a las que estaba expuesto. Por tal razón, como parte de una obra caritativa, fue llevado al Hospital Psiquiátrico de Cuba en Mazorra en 1977. Allí recibió los cuidados necesarios en cuanto a higiene, vestuario, alimentación y tratamiento médico.

Falleció el 11 de julio de 1985 a los 86 años de edad. Sus restos fueron enterrados en el Cementerio de Santiago de Las Vegas. Posteriormente fueron exhumados por Eusebio Leal, historiador de La Habana, y transferidos al Convento de San Francisco de Asís, donde descansan en la actualidad. Justo en la entrada de este sitio, una estatua de bronce de tamaño real creada por el escultor cubano José Villa Soberón, fue ubicada en homenaje al célebre personaje.

La estatua constituye uno de los sitios de parada obligatoria para los que visitan la capital habanera. Muchos se detienen ante su imagen a tomar fotos, dedicarle una flor o tocarle la barba como símbolo de buena suerte.

El Caballero de Paris vive a través de los años en el recuerdo de los habaneros. Parece andar las calles como la primera vez, en el espíritu de los transeúntes. Inmortalizado en rincones y calles, este personaje ha logrado un sitio único dentro de las leyendas populares de la capital cubana.


Elisa Avalle
Marketing Manager

Share the best news
Trinidad, una belleza que suspira siglos
Centinela de La Habana

Ver más ideas de V Royal

Bordeada por una playa de arenas blancas y arrullada por el regazo del océano, cada una de nuestras villas rebosa del espíritu de la isla

OFERTAS ESPECIALES

¿Podemos
tentarlo?

Descubra nuestras ofertas y paquetes especiales, diseñadas solo para usted

No se han encontrado resultados.

OFERTAS ESPECIALES

¿Podemos
tentarlo?

Descubra nuestras ofertas y paquetes especiales, diseñadas solo para usted

No se han encontrado resultados.

Menú